Browsing articles in "Actualidad"

Cuidar la salud de los empleados produce retornos a las empresas

ago 22, 2012   //   by leopineda   //   Actualidad  //  No Comments

Marilina Esquivel Para LA NACION

Por cada dólar invertido en el bienestar en el trabajo se pueden ahorrar entre US$ 2 y 15 en costos de salud, dependiendo de la iniciativa y la manera en que se mida el retorno. Así lo indica un reporte de investigadores de la Universidad de Harvard y datos del Wellness Council of America.

Este hecho no pasa inadvertido para las empresas, que cada vez proponen más actividades vinculadas a la salud y la prevención. En la Argentina, según la consultora Mercer, el 85% de las 25 empresas con los beneficios más innovadores tienen una iniciativa ligada al bienestar. La calidad de vida aumenta su importancia.

Para los investigadores de Harvard Leonard Berry, Ann Mirabito y William Baun, el bienestar en el trabajo se logra mediante programas diseñados para apoyar a empleados, y a veces a sus familias, a adoptar y mantener conductas que reducen riesgos de salud, mejoran la calidad de vida, aumentan la eficacia personal y benefician a la organización.

A diferencia de lo que ocurre en otros países, en la Argentina no siempre se suele medir el retorno en dinero sino que se evalúa la efectividad de los programas a través de encuestas de clima.

Sin embargo, el ahorro es sustancial. Según Berry y su equipo, entre 2002 y 2008, la fabricante de productos de higiene personal Johnson & Johnson logró un retorno de US$ 2,71 por cada dólar invertido en Estados Unidos en iniciativas de salud social, mental y física de los empleados. Estas propuestas le habrían permitido ahorrar 250 millones en costos de salud en diez años.

“Entre el 70% y 80% de las enfermedades están relacionadas a elecciones en el estilo de vida, como la comida, el ejercicio y el fumar. Esto se puede prevenir”, asegura Juliana Radavero, directora comercial de la consultora Guork, enfocada en mejorar ambientes de trabajo.

La salud es central en los programas de wellness (bienestar). “Hay que trabajar en la modificación de los hábitos de las personas sanas que pueden enfermar, como, por ejemplo, fumadores, sedentarios o que comen muchas grasas. Es algo muy difícil porque implica reconocer que se hace algo mal. En cuanto a los enfermos, en el exterior cada vez se hace más disease management [gestión de la enfermedad], que implica identificar una población que sufre un mal y darle herramientas para gerenciar su enfermedad”, explica Laura Roldán, consultora de salud y beneficios de Mercer.

Antes de encarar un programa de wellness es necesario conocer a quiénes va dirigido. Además de censar género y edad, se debe hacer un chequeo médico, investigar temas de herencia y de hábitos de vida de cada empleado. Relevar datos sobre nutrición, actividad física, estrés, tabaquismo, alcoholismo y satisfacción laboral es esencial.

Los programas suelen incluir varias iniciativas de capacitación, controles médicos periódicos y actividades deportivas y de relajación. “Hay mucho interés por mover a la gente para combatir el sedentarismo y mejorar el estado cardiopulmonar”, dice Gonzalo Mayorca, socio de la consultora Ezentya.

En cuanto a la nutrición, más empresas buscan alternativas sanas a la máquina expendedora de golosinas. “Las grandes organizaciones se están haciendo responsables de la salud alimenticia de su gente. Puede ser que lo hagan por una cuestión de imagen, pero se terminan dando cuenta de que contribuyen al bienestar general”, señala Christel Sasse, socia de Charinut, empresa proveedora de alimentos saludables a compañías.

Aguas Danone contrata a una nutricionista para asesorar al personal. “Más del 30% de la gente la consulta. No es costoso y se valora mucho”, dice Tomas Hartmann, director de recursos humanos de la firma. El programa Health Inside de Danone incluye chequeos médicos, acceso gratuito al gimnasio en algunas locaciones, jornada reducida y ferias de salud, entre otras actividades. Algunos beneficios incluyen a los proveedores.

En Philips, el programa Camino al Bienestar incluye talleres para verse bien. Las empleadas pueden asistir a cursos de cuidado de la piel y maquillaje, y participar de una jornada con claves “para estar lindas de la mañana a la noche”, según explica su directora de recursos humanos, Mercedes de Beláustegui.

Roldán advierte que algunas firmas disminuyen la población elegible para chequeos médicos voluntarios por los costos. Explica que no ven el beneficio porque no provocan acciones a partir de los resultados, que son las que pueden revertir tendencias negativas. La efectividad de los programas radica en la integración de diferentes iniciativas y en su continuidad. “Se debería ver la evolución de los empleados cada seis meses”, sugiere Radavero.

INTERÉS EMPRESARIO

AHORRO

Por cada dólar invertido en programas de bienestar en el trabajo se pueden ahorrar cerca de US$ 15 en costos de salud.

CENSO

Las empresas deben conocer a quiénes van encarados estos beneficios.

fuente

Pautas para superar los problemas de oficina

ago 22, 2012   //   by leopineda   //   Actualidad  //  No Comments

Estructurar un plan de prevención y solución de conflictos es una forma de manejar las situaciones difíciles.

Malentendidos con compañeros, exceso de confianza, rivalidades, o mala comunicación entre jefes y trabajadores son algunas dificultades que afectan el desarrollo normal de una empresa y, por lo tanto, necesitan recibir una pronta solución.

Para Sandra Patricia Rubio, experta en Gestión Humana, los conflictos entre colegas surgen principalmente por la lucha de poderes. ?La mayoría de la gente quiere figurar, saber las cosas antes que los demás, por envidias o por querer ser los preferidos del jefe?, comentó.

Según Rubio, los problemas entre colegas se solucionan a partir del diálogo y el respeto. ?Si se tiene un conflicto con un compañero hay que hablar con él o simplemente no tocar sus terrenos?, explicó.

De acuerdo con los expertos, si existen inconvenientes entre superiores y trabajadores es por falta de comunicación porque tanto directivos como empleados no comparten la visión y no están unificados hacia donde van.

¿Qué hacer?

Los roces con jefes o entre compañeros requieren una solución rápida porque con el tiempo los problemas crecen y pueden salirse de las manos de los implicados y hasta de la misma empresa.

A la hora de enfrentar conflictos laborales los especialistas recomiendan:

  • Definir el problema
  • Analizar sus causas
  • Generar alternativas de solución
  • Elegir la opción más conveniente y ejecutarla

No obstante, supervisar las relaciones, es una buena estrategia para prevenir situaciones complicadas. ?Juntas de equipo, seguimiento de indicadores o evaluaciones de desempeño, son acciones que pueden ayudar al manejar eficazmente conflictos?, aseguró Sandra Rubio.

En este sentido, las empresas deben generar programas para la solución de posibles problemas de oficina.

En opinión de Adriana Pinzón especialista en Recursos Humanos las organizaciones necesitan ?hacer capacitaciones y crear estrategias de comunicación efectiva, utilizando herramientas como lluvias de ideas, para que exista un intercambio recíproco de información (?) Es importante aclarar cómo y hasta donde pueden relacionarse las personas y los grupos de trabajo?.

Sin embargo, prevención y solución de situaciones difíciles no solo depende de la empresa. El trabajador también debe poner su granito de arena y evitar las situaciones incómodas que afecten su labor.

Según Jeannette Calderón, analista de selección en Servientrega lo principal es que las personas sean conscientes del tema. ?Pueden brindarse capacitaciones pero si el empleado no conoce la importancia de trabajar en equipo, nada va a funcionar?.

Desconocer las funciones de los demás, y no tener roles claros, también pueden ser algunas causas de conflictos. Por lo tanto, tener claras las responsabilidades y evitar ?pisarse las mangueras?, es un buen camino para evitar aquellas situaciones que pueden perjudicar al empleado y a la organización.

Aumenta tu productividad sin estrés

ago 21, 2012   //   by leopineda   //   Actualidad  //  No Comments

Miras tu agenda y hay más para hacer que tiempo para hacerlo. En casos así la solución es Interna. Hay un programa en tu inconsciente que se las arregla para rellenarte de cosas que se vuelven inmanejables. Lo segundo: El estrés que esto te genera, cierra los centros intuitivos de tu cerebro encargados de crear soluciones. El camino es cambiar la creencia y desbloquear la energía para que la intuición-creativa genere soluciones, lo cual expande tu percepción del tiempo. Te lo muestro en 3 Pasos.

Preocuparte es como estar en una mecedora, te mantiene en movimiento, pero no te lleva a ninguna parte“. Herb Cohen.

Poder generar deliberadamente emociones sanas en momentos de presión es clave para el aumento de la productividad y la expansión de tu valioso tiempo.

La hipnosis social nos ha vendido la idea de que sin sufrimiento no hay ganancia, ya que es un paradigma enfocado en la escasez y la competencia. Por lo tanto, sufra primero, disfrute después.

¡Bienvenido a la realidad! Según estudios científicos, el sufrimiento y la presión lo único que genera es el bloqueo de la capacidad del cerebro de crear soluciones rápida y efectivamente en armonía con un corazón sereno.

Lo del corazón sereno no es una referencia “poética”; el instituto de Investigación HeartMath, investiga, desde hace varios años, las repercusiones de las emociones en los circuitos del cerebro y ha descubierto que un manejo inteligente de las emociones genera coherencia cerebro-corazón, lo que te conecta con el genio que hay en tu interior.

El Genio interior es real, y no hablo de Aladino y su lámpara maravillosa. El genio en cuestión es la capacidad intuitiva-creativa de generar soluciones que aumenten la productividad, en un estado de coherencia emocional y mental.

Cuando hay coherencia cerebro-corazón, el efecto emocional y biológico es instantáneo: el estrés en sangre baja, la dopamina responsable de la serenidad sube, el cerebro está bañado en hormonas calmantes y el corazón late en armonía, todo lo cual triplica el rendimiento de una persona, en comparación con aquella que está bajo condiciones de estrés. Pensar para calmarte deliberadamente, equivale a practicar química cerebral de repercusión corporal. Es como si te pusieras un sedante a la vena, pero desde tus pensamientos ¿No es genial? Inténtalo…

Esa es la gran diferencia entre ser promedio y ser excelente.

Ciertamente hay muchas personas excepcionalmente inteligentes, pero que su vida en desbalance y el estrés que guardan (desde el enfoque de la competencia y el premio al final) hace que no rindan al 100% desde la satisfacción.

La satisfacción es crucial para tu calidad de vida, recuerda la meta eres tú, el trabajo es solo un medio.

Yo te invito a que descubras ese nuevo tú, calmado, sereno, alerta, brillante, alegre y vibrante que hay en ti, dejando viejos paradigmas de presión en el pasado.

El presionarse lejos de llevarte a la tan mentada “excelencia” solo te aleja de ella.

“Toda una vida puede cambiar por una sola acertada decisión”

Decide cambiar tu forma de ver la productividad, decide ser productivo desde la satisfacción.

Elige sentirte bien y entonces producir y no al revés (voy a producir para darme permiso de sentirme bien al final, ya que fui “buenecito” y cumplí con “mi deber**”).

DEBER**: “Mi cuota diaria de recriminaciones y ansiedad por no hacer todo perfecto a la primera sin experiencia” a veces podemos ser realmente nuestros más voraces enemigos, ¿Tú qué piensas?

Estrategia uno: Aprecia tu precioso binomio corazón-cerebro:

Los gerentes creativos más eficientes cuando trabajan en armonía… y están a tu disposición 24 por 7 los 365 y ¡gratis!

¿Qué más puedes pedir?

“No vemos la realidad como es, la vemos como somos nosotros”. Buda

¿Qué realidad estás viendo cuando te estresas?

¿Qué otro ángulo de la realidad puedes elegir ver para cambiar tu emoción de estrés?

Cuando revisas posibles escenarios de situaciones, lo haces para crear soluciones o para angustiarte.

Piensa todas las veces que, estando en situaciones de presión, lograste crear soluciones. Definitivamente, fue porque te enfocaste en crear.

Las personas más eficientes, solo invierten el 10% de su tiempo en pensar en el problema y el 90% en la solución.

Herramienta 1:

1. Junta las puntas de los dedos de ambas manos.

2. Endereza la espalda, mira hacia arriba suavemente.

3. Coloca cualquier foto más a la mano que tengas en posición de cabeza.

4. Pregúntate, se lo que no quiero ¿qué quiero?

• Juntar los dedos de las manos genera equilibrio entre los dos hemisferios cerebrales al instante (hemisferios cerebrales son dos partes principales en las que se divide el cerebro). Ese equilibrio es necesario para poder tener espacio interior, para crear las soluciones que buscas (y que ya están creadas, solo que guardadas en el inconsciente).

Enderezar la espalda le dice a tu cerebro que ya encontraste la solución, y que por lo tanto el inconsciente, donde la solución ya está creada, tiene que pasarla a tu mente consciente.

• Poner los ojos hacia arriba evita que te enfoques en la angustia. Es imposible angustiarse manteniendo esa posición con los ojos. Cuando tus ojos miran en esta posición, es una indicación para que el cerebro busque determinada información que está relacionada con la creatividad.

Poner una foto de cabeza hace que tu cerebro modifique un ancla mental y le induce a ver las cosas desde otro ángulo. (Un ancla mental, es el vínculo entre un estímulo externo y una emoción, ¿Piensa qué sientes cuando en la mañana vez la máquina de café? Eso es un ancla.)

• La pregunta enfocada en ¿Qué quiero? Enfoca la mente en imaginar las soluciones.

Es imposible imaginar persistentemente, sin llegar a sentir lo que imaginas.

• La mente no diferencia realidad de imaginación; cuando imaginas vívidamente algo, tu cerebro entiende que eso es lo que deseas y por lo tanto, sincroniza todos las coincidencias para que vivas la experiencia que te imaginas.

¿No me crees?

¿Recuerdas cuando te compraste tu primer auto? ¿No empezaste a verlo por todas partes? La mente hace que puedas detectar aquello en lo que te enfocas. Su función es mantener la coherencia entre lo que crees y las experiencias que vives.

Por tanto: ¿En qué tendrás que enfocarte para vivir las soluciones que deseas?

Puedes repetir los pasos anteriores, imagina desde el sentimiento y prueba los resultados.

Estrategia dos: Limpiando el sistema del virus culposo:

“Es mejor hacer algo imperfectamente, que nada perfectamente” Robert Schuller.

¿Cuál es el problema con la dichosa culpa?

Tiene en tu sistema el mismo efecto que si arrojaras un trozo de metal en tu lavadora de ropa. Bloquea todo tu sistema nervioso, pero no te das cuenta, solo sientes una insatisfacción y no sabes el origen, luego esa emoción la transfieres a tus actividades diarias y ya no trabajas igual.

Las emociones que tenemos dentro, necesitan salir en forma de experiencia. Así como una persona alegre necesita reír, una persona que se siente culpable necesita sufrir y coloca en su trabajo esa emoción estresándose.

La culpa es la otra cara de la moneda de la creencia de que vales poco por no ser “perfecto” que en el fondo es la creencia arraigada de la infancia de ser malo. (Una conclusión inconsciente guardada por años que surge del conflicto entre el amor y el odio hacia los padres). Eso es todo. Eso es la culpa. No hablo aquí de la responsabilidad y la empatía, eso es distinto.

Qué bueno saber el origen ¿verdad? Para eso es para todo lo que sirve el psicoanálisis, no tienes que pasarte años allí. Solo entender cómo se formó la creencia para desprogramarla, como ves toma solo minutos hacerlo.

El problema es que, hemos unido la culpa al cumplimiento y al rendimiento ese trinomio es fatal.

La culpa no construye nada, te deja agotado y con una sensación de que por más que hagas nunca es suficiente.

Una de las Formas en que se manifiesta:

Ejemplo:

Te pones una cantidad desmedida de objetivos, que al final, no puedes completar.

Ganancia secundaria: Siembras inacción para cosechar culpa, ¿Por qué es una ganancia secundaria? Porque la culpa como necesidad emocional necesita salir y para ello te hace crear un escenario lleno de presiones, para poder actuar en él y liberarse.

¿Por qué? Te podría decir, como muchos Coaches, que te esfuerces, luches, te agotes y desgastes y apliques “la voluntad”, nada de eso soluciona el problema de fondo que es la creencia de que debes castigarte por “no ser perfecto”, (es un acuerdo inconsciente de la infancia en donde por haber odiado a quienes hemos amado, nos sentimos malos y culpables por tanto merecedores de castigo eterno).

Solución

1. Comprende la dinámica emocional del amor y el odio de la primera infancia: Si quieres algo y no te lo dan, te frustras y odias. Simple. Si amas a alguien y sientes que no te ama como esperas, te frustras, entonces le odias. Pero luego, le amas otra vez y de ese conflicto surge la culpa que queda guardada. Simple, eso es todo. Una vez que entiendes eso, tu inconsciente se libera. Porque estás pensando tu emoción en vez de actuarla.

2. Acepta tus sentimientos, tienes derecho a sentir todos tus sentimientos sí eso incluye los más oscuros y no tienes que ganarte el derecho al éxito luchando, mereces el éxito por ser tú y si te esfuerzas en tus metas es porque te divierte y satisface hacerlo.

3. Desarticula tus emociones negativas, en cuanto surjan diles: Gracias pero ya no deseo seguir sintiéndome así, hoy soy libre, elijo disfrutar ahora.

4. Aprende a aceptar que mereces todo lo bueno y que no tienes que ganártelo.

5. Verte como un ser humano valioso en tu propia existencia, abandonar la idea de que solo se es “alguien” por los “éxitos”, posición o dinero. Vivir ya es un éxito.

Si tuvieras una Bóveda de Seguridad de 5 millones de dólares, la usarías para guardar dos clavos de dos centavos?

Tu cuerpo es la máquina más perfecta que existe, solo las células que componen tu cuerpo son en número mayor que las estrellas de la Vía Láctea. Tu cerebro es un sofisticado sistema que ha tardado años en evolucionar a lo que es hoy.

¿Crees que una maravilla así estará hecha para albergar dentro un alma perversa merecedora de castigo?

Piénsalo un rato….

Eres valioso aquí y ahora, cuentas, eres único e importante y lo que piensen los demás está dentro de sus propias cabezas, si no te aprueban el problema está en la cabeza de ellos ¿No crees?

Estrategia tres: Haz un altar en tu honor:

“Si todos hiciéramos aquello de lo que somos capaces, nos quedaríamos literalmente asombrados”. Emerson

El inconsciente es el 90% del cerebro y es muy impresionable, usa esa característica a tu favor:

1. Busca fotos de personajes sagrados o importantes en los que creas.

2. Busca una foto tuya y ponlas en un mismo lugar para que tú también te adores.

Ese mensaje le dice a tu inconsciente que eres precioso y valioso como expresión de la divinidad de todo lo que existe.

Es sencillo y divertido, rompe con tus creencias más profundas e inconscientes acerca de lo que es “sagrado” y te coloca en un nuevo lugar poderoso y lleno de aprecio por el hecho de existir.

¿Qué estás esperando para amarte ahora?…..

Aquí algunas de las excusas habituales para postergar el amor propio: Me amaré cuando…..

Gane el próximo ascenso en la empresa

Aumente mi cuota de mercado

Baje de peso para tener la figura de las revistas de moda (aplicable tanto a mujeres como a hombres)

Me machaque bastante con muchísimo trabajo realizado bajo presión.

Qué alguien haga la tarea de apreciarme y reconocerme en vez de yo mismo.

Menciona aquí tu excusa preferida para no amarte ahora…

El momento de tu amor es ahora; elige amarte ahora ya y verás los milagros aparecer por todas partes.

La expansión del tiempo es una consecuencia de este cambio profundo de:

Creencias

Visión de ti mismo

Manejo de las presiones

Gestión de tus emociones

Genuino Aprecio por ti mismo.

Cuando estás en equilibrio logras más con menos y mejor.

Por tu éxito.

9 consejos para afrontar un periodo de transición laboral

ago 21, 2012   //   by leopineda   //   Actualidad  //  No Comments

¿Te enfrentas a un período de transición laboral? Ya sea porque vas a empezar un nuevo trabajo, acabas de dejar uno y tienes que ponerte a buscar, o estás considerando hacer un cambio de dirección, esta situación te puede hacer sentir insegura y nerviosa, especialmente si no toleras bien la incertidumbre. Hay personas que, dentro de lo que cabe, lo llevan bien y aprovechan ese período para dedicarse más tiempo a ellos mismos, a su familia o simplemente para descansar. Pero muchas otras personas, acostumbradas a una cierta rutina y estabilidad, se encuentran perdidas y angustiadas, lo que te afecta no sólo profesionalmente sino también en el terreno personal. Si estás en alguna de esas situaciones, quizá estas nueve sugerencias te puedan ayudar:

1. Replantéate tus capacidades. ¿Cuáles son tus prioridades, necesidades y valores en este momento? ¿Tus fortalezas y talentos? Probablemente no hayas pensado en eso en mucho tiempo, absorbida por las obligaciones del día a día, y qué mejor momento que ahora. Plantéate a partir de esa información qué puedes mejorar y, sobre todo, cómo han influido esos factores en tu situación actual, ¿para bien o para mal?

2. Cuídate. Este tipo de transiciones nos afectan mucho más de lo que creemos, así que necesitas más que nunca cuidarte. Sacar tiempo para hacer cosas que te gusten, que te relajen y que te llenen de energía. Cuidarte físicamente haciendo ejercicio o yendo a un spa o similar, socializando… Mímate y deja que te mimen, si tienes la oportunidad. Eso hará que sea más llevadero. No olvides ser paciente contigo misma, tendemos a ser muy duras con nosotras mismas ante una situación de este tipo y nos machacamos con reproches. Las cosas son como son y tu lo has hecho lo mejor que has podido, perdónate y cuídate.

3. Analiza. ¿Qué fue mal, o bien? ¿Qué podrías haber hecho mejor? ¿Qué nuevas opciones se te han abierto? ¿Qué puedes hacer al respecto? Aprende de la experiencia.

4. Céntrate en lo que quieres, y no al contrario. En estos momentos en que te encuentras en tierra de nadie, sin tus rutinas habituales, es fácil empezar a pensar negativamente y centrarte en lo “malo” que ha sucedido. Sé que es difícil, especialmente en determinadas ocasiones, pero intenta mantener la vista en el “premio”, en el siguiente paso a dar. Como dice el refrán “Cuando una puerta se cierra, otra se abre.” ¿Que todavía no sabes lo que quieres? Vuelve a los puntos 1 y 3 y empieza a plantearte cómo podrías aprovechar esta situación, ¿qué te gustaría hacer? Y si estás muy bloqueada, para eso estamos los coaches, entre otras cosas.

5. Encuentra apoyo. Esto lo menciono en prácticamente todos mis artículos, ya lo sé, pero es que ¡es imprescindible! Especialmente si tu situación afecta también a tu entorno más cercano. Es hora de quedar más con tus amigos o de buscar ayuda y apoyo profesional, o unirte a algún grupo de personas optimistas que te ayuden a pasar esta etapa. Y sobre todo, evita por todos los medios a las personas que por celos, envidia o lo que sea te intentan hundir o desanimar.

6. Acalla tu cabeza. Es fácil que, en estas circunstancias, tus miedos e inseguridades afloren y esa vocecita de tu cabeza se ponga a decir tonterías. Si te sucede eso, hay que reforzar los mensajes positivos e inspiradores. Sé que hay mucha gente que aborrece el concepto de “optimismo”, tú verás si prefieres rodearte de mensajes negativos o de mensajes positivos. Haz la prueba y comprueba la diferencia. No confundas buscar inspiración, motivación e intentar mirar el lado bueno con ser alocada y vivir en las nubes, no te hablo de eso. Yo tengo los pies bien asentados en la tierra y te aseguro que prefiero levantarme con un mensaje positivo que con victimismos y quejas. Haz la prueba. Lee frases inspiradoras, ve vídeos o películas que te animen y, sobre todo, habla con emprendedores, su mentalidad y energía se te contagiará.

7. Tómatelo como un periodo de despedida. Si lo que dejas ha sido parte importante de ti, puede ser un momento duro. Incluso puedes sentir que parte de tu identidad desaparece, así que acepta que habrá un período de luto, por así decirlo, de despedida. Si lo necesitas hasta puedes crear una especie de ritual o celebración que te ayude a pasar página.

8. Olvídate de cómo se supone que tienen que ser las cosas y acepta como son en realidad. Si te obcecas con que todo tiene que ser de una determinada manera sufrirás más. Las cosas son como son, una pena a veces, pero es así. Acéptalo e intenta mostrar gratitud por lo bueno que hay en tu vida. Cuando te fijas en lo bueno, las cosas se llevan mejor. Un ejercicio muy recomendable es todos los días dar gracias por tres cosas bonitas, agradables o importantes de tu vida. O bien pensar en qué has logrado ese día. Cuando tienes un hijo, como en mi caso, es fácil encontrar tres (¡y si no tienes hijos también!).

9. Mantén la perspectiva. ¡O cámbiala! Recuerda que en esta vida lo único seguro es el cambio, la estabilidad es casi cosa de la imaginación. Abre tu mente a otras opciones y no le des más importancia a la situación de la que tiene. Recuerda, de aquí a 6 meses, ¿te parecerá tan importante? ¿Y de aquí a dos años? Mantén la perspectiva.

No pretendo que estas sugerencias sean una panacea que todo lo cura, el hecho es que lo vas a pasar mal, es normal. Acepta esos sentimientos y pon a prueba alguna de mis recomendaciones para que ese mal rato pase cuanto antes. ¿Cuál te llama más la atención? ¿Hay alguna a la que te resistas? Quizá sea esa la que más te conviene llevar a la práctica… ¿Qué me dices?.

Sueño reparador para trabajar mejor

ago 21, 2012   //   by leopineda   //   Actualidad  //  No Comments

Un reposo profundo permite estar más atento, concentrado y de mejor ánimo a la mañana siguiente. Estas condiciones son esenciales para rendir con más eficiencia en el trabajo y aprovechar el día sin sentir somnolencia ni cansancio. Esto, también ayudará a reducir los accidentes laborales en tu empresa, ya que los trabajadores se encuentras más alertas.

¿Duermes bien? ¿Amaneces cansado? ¿O ni siquiera te has detenido a pensarlo? Muchas veces el ritmo ajetreado del trabajo y la vida diaria, no dejan un espacio para tomar conciencia de lo crucial que es un buen descanso.

Es vital tener en cuenta que tan importante como el número de horas que duermes, es la calidad del sueño, ya que si ésta es mala, es muy posible que acabes sufriendo trastornos relacionados con el sueño, que pueden combatirse con unos sencillos consejos:

- Crea un ambiente propicio: Las condiciones ideales son tener una habitación confortable con un buen colchón (los expertos aconsejan cambiarlo cada 10 años), que esté oscuro, temperatura templada y mucho silencio.

- Reserva la cama para dormir: No es aconsejable ver televisión, comer, estudiar, trabajar o escuchar la radio en ella. Si te cuesta conciliar el sueño es importante que empieces por asociar la cama con un lugar en el que se duerme y no con un espacio multiuso.

- Lleva una vida regular: Trata de acostarte y levantarte siempre a la misma hora (también los fines de semana), evita el alcohol y las bebidas excitantes como el café o las bebidas con cafeínas a partir de media tarde. Cena por lo menos dos horas antes de ir a dormir y hazlo de forma moderada. También puedes realizar algún tipo de ejercicio físico, aunque no es positivo si lo haces inmediatamente antes de acostarte.

- Si tu trabajo implica dormir fuera algunas noches: Intenta crearte una rutina para dormir, una serie de acciones que te induzcan a relajarte y a conciliar el sueño donde estés. Por ejemplo, cerrar las cortinas, ducharte, poner el despertador o leer un rato, eso hará que tu mente se relaje y que tu cuerpo se prepare para el descanso.

La recompensa de la disciplina. Segunda parte

ago 21, 2012   //   by leopineda   //   Actualidad  //  No Comments

En la primera parte llegamos a la conclusión que si en realidad queremos resultados “Placenteros” en todas las áreas de nuestra vida, debemos actuar y hacer actividades muchas veces no tan placenteras, pero que sí nos darán resultados “Placenteros”.

Debemos trabajar en nuestras emociones para cuidarnos de no actuar cuando el deseo o el impulso de hacerlo no está presente, nuestra verdadera motivación y premio está en el resultado, vamos a pensar en que vamos a “Ganar” y verás cómo lo que vamos a hacer es más interesante.

Vamos ahora con la segunda definición:

Disciplina es: hacer un esfuerzo personal, para lograr hacer algo, que por esfuerzo personal no puedo hacer.

Hagamos una analogía, y te hago una pregunta primero: ¿Te crees capaz de correr hoy mismo, una maratón?

Bueno, te confieso que la mayoría de las personas cuando se los pregunto en mis conferencias en vivo me dicen que sí. La verdad es que solo un atleta profesional o alguien que ha entrenado por años es capaz de hacerlo.

Una maratón tiene una longitud de 42.5km y si somos honestos, muchos de nosotros (excepto los atletas o quienes hacen ejercicio frecuentemente) quizá solo aguatemos correr unos 2 o 3 Km.

Pero si en realidad queremos lograr correr un día los 42.5Km debemos empezar hoy con 1Km, luego 2Km, 3Km, 5Km, 10Km, 20Km, hasta un día, quizá en 1 año o año y medio, logremos tener la resistencia y capacidad física para conseguirlo.

De esta misma manera es que se consiguen las cosas en la vida, muchos no somos atletas pero sí tenemos la meta de correr nuestra propia maratón en los negocios, en las ventas, en las artes, en la música, en los estudios, en los proyectos personales, empresariales o en cualquiera que sea nuestra ocupación o profesión actual.

Ahora quiero que reflexiones esto: ¿Cuál es la maratón que quieres correr y en que área de tu vida está? Ejemplo: económico, salud, profesional, académico, social, cultural. ¿En qué nivel te encuentras en este momento para conseguirla? ¿Estás dispuesto a pagar el precio y tener la paciencia para empezar a subir tu nivel poco a poco, sin importar el tiempo que demore lograrlo?

No digo que durará toda la vida, por esto también debes colocarte plazos para conseguirlo, pero te hago nuevamente la pregunta, ¿estás dispuesto a pagar el precio físico, mental, laboral, académico, social, para conseguirlo?

Primero vamos a trabajar nuestra firmeza mental y nuestra voluntad, vamos a fortalecer nuestra voluntad rehusándonos a darnos por vencidos.

Para fortalecer tu carácter me gustaría citarte un mensaje que leí hace algunos años y que se ha convertido hasta hoy en uno de mis motivadores personales:

Tu vida nada más la vives tú, nadie la vivió antes y se necesita mucha Fe para escuchar esa voz que viene del fondo de ti, que todos los días te habla y que te hace soñar grandes cosas, que los demás dicen que son imposibles, y como crees más en los demás que en ti, piensas que tus sueños no son más que eso, sueños, y no haces el menor esfuerzo por hacerlos realidad. Tu Fe es lo único que cuenta, todo lo demás son tonterías, si no crees en ti, no crees en nadie, si no crees en ti, eres parte del montón, no tienes derecho a soñar ni a opinar, eres un cobarde, eres un mediocre.

Héctor Tassinari

Sé que entendiste claramente el mensaje, ahora entiende que lo único que necesitas es más coraje, más fuerza, más empeño, más trabajo. No digas más ya hice lo que tenía que hacer, hice lo que estuvo a mi alcance, hice lo que pude, ya agoté todos mis recursos, porque esto solo lo decimos cuando nuestro espíritu se acobarda e inventamos excusas para no seguir esforzándonos, si te das cuenta hay cosas que aun no haces por pena, por orgullo y por miedo.

Vamos a trabajar para conseguirlo… ¿O no crees que valga la pena?

Pero ten presente lo siguiente:

Todo es un proceso, vamos de menos a más, no quieras hacer hoy todo y disfrutar hoy mismo los resultados, debes tener paciencia para esperar, pero esperar haciendo, no esperar nada más.

Un Agricultor sabe que hay un momento para la siembra y otro para la cosecha, pero en el proceso antes de la cosecha esta el proceso del cuidado, protección, riego y vigilancia para que el resultado sea excepcional.

Ahora ya sabes qué hacer y sabes que todo tiene un proceso, no te desesperes, los resultados llegarán pronto si te sigues esforzando. Ten presente siempre esto y fortalecerá definitivamente tu Disciplina.

La recompensa de la disciplina. Tercera parte

ago 21, 2012   //   by leopineda   //   Actualidad  //  No Comments

Llegamos a la 3era. Parte de este artículo, y aquí te voy a revelar cuál es el precio más alto que en realidad debemos pagar para conquistar nuestros objetivos, por eso te lo deje hasta el final.

Sabes una persona me pregunto esta semana lo siguiente: ¿Por qué escribes este artículo en 3 partes y no lo compartes todo de una vez? Y le conteste: porque quiero saber si las personas que lo leen, tiene la disciplina y constancia con ellos mismos para terminar algo que ya comenzaron, puesto que la falta de disciplina hace muchas veces que aquello que un día comenzamos nunca llegue a feliz término.

Bueno, tú que si me seguiste en este proceso quiero “Felicitarte” esto demuestra que tienes un alto compromiso con tu desarrollo personal, y ¿sabes qué? me encanta compartir esta información con personas como tú.

Bien, hagamos un breve recordatorio de las dos definiciones anteriores:

1. Disciplina es: Hacer lo que tengo que hacer, cuando me toque hacerlo, tenga ganas o no.
2. Disciplina es: Hacer algo por esfuerzo personal, para lograr hacer algo que por esfuerzo personal no puedo hacer.

En la primera entrega definimos que vamos a buscar “Resultados Placenteros” no Actividades placenteras.

En la segunda entrega definimos que todo es un Proceso, lo importante es dar el primer paso, tomar acción y continuar elevando el nivel de esfuerzo y trabajo en la medida que nuestras capacidades y habilidades se van desarrollando mejor.

Claramente sabes que si logras forjar o fortalecer tu disciplina personal, disfrutaras una recompensa inmensamente grande, de hecho dentro de los muchos beneficios que obtendrás están:

• Un Carácter más Firme y Determinante
• Mayor Dominio Propio
• Mayor Seguridad y Confianza
• Logro de tus Objetivos cualesquiera que estos sean.

Ahora, si ya estás listo y en realidad quieres alcanzar tus mas anhelados sueños debes saber que, el precio que debes pagar para conseguirlo es él:

“Dolor”
¿Cómo que dolor?
Si, así como lees “Dolor”.

La disciplina “Duele” desarrollarla, y duele mucho, es por eso que no muchos pueden alcanzar sus metas, porque no están dispuestos a soportar el dolor que esto trae. O porque cuando lo experimentan no son capaces de continuar.

Como siempre hagamos una analogía:

¿Has ido alguna vez al gimnasio?
¿Alguna vez empezaste una dieta?
¿Te propusiste un día, subir tu rendimiento académico?
¿Te juraste a ti mismo una noche, que no ibas a volver a levantarte tarde?
¿Te propusiste ahorrar?

Si, ya sé que estas pensando, en este momento están pasando por tu mente todas las excusas por las cuales no has hecho alguna de estas cosas exitosamente.

Bueno, no te sientas mal, yo he pasado por varias de ellas y créeme que no ha sido fácil batallar con ellas, y es por una razón inevitable se llama “Dolor”
Haber dime…

¿Qué emoción te produce hacer dieta?
¿Placer o Dolor?
¿Qué emoción te produce levantarte temprano y más cuando hace frio? Jajajaja
¿Placer o Dolor?
¿Qué emoción sientes cuando para ahorrar debes evitar comprar algo que te gusta mucho?
¿Placer o Dolor?
¿Qué sientes cuando ves un libro de letra chica sin dibujos aproximadamente de 500 páginas que debes estudiar para tu próximo examen?
¿Placer o Dolor?

Recuerdas cuando fuiste el primer día al gimnasio, a correr o a entrenar y tenias la firme decisión de mejorar tu estado físico, aumentar tu resistencia y energía, hiciste las rutinas que el entrenador te dijo, y no solo esas, sino hasta un poco más, porque creíste que estabas muy bien físicamente y que no era nada difícil esforzarte más, jeje ¿Qué paso a la mañana siguiente?

Al otro día seguramente te dolía hasta el pelo, no querías levantarte, ni moverte, te llego a parecer que vestirte era un castigo, subir escaleras una penitencia y por supuesto tenias que volver al gimnasio ese nuevo día para continuar tu entrenamiento, pero ¿Qué paso esta vez? una voz en tu mente te dijo “hay no, hoy no voy me duele todo, mejor voy mañana cuando ya me sienta mejor” jajaja ¿qué paso con tu deseo? En un solo día perdiste la disciplina, muchos otros en 2, 3 días o una semana.

Pero lamentablemente el resultado fue el mismo “desertaron”. Todo por culpa del bendito “Dolor”. O mejor dicho por no soportarlo.

Ves, es inevitable sentirlo, es humano sentirlo, pero es Mediocre Aceptarlo.

Es más te pongo un ejemplo en otra área:

¿Sabes porque muchas personas temen dedicarse a la profesión llamada Ventas, en cualquiera de sus áreas bien sea de servicios o productos?

Porque tienen miedo al Dolor que produce ser Rechazado, o desaprobado.

Y por evitarnos ese Dolor (emocional, físico, mental) alimentamos nuestros miedos y por consiguiente nuestras excusas.

Pero ¿sabes? no todo es malo, te tengo buenas noticias: lo que hoy te duele, si resistes, si persistes, si lo soportas, en poco tiempo se convertirá en “Placer”.

No digo que debes disfrutar el dolor, sino que tu mente, tu cuerpo, tus hábitos, al enfrentarse con cambios o con esfuerzos que están fuera de nuestra comodidad siempre nos van a producir esa sensación de malestar, de incomodidad, de desadaptación y de dolor.

Pero si lo enfrentas pensando en lo que vas a “Ganar”, visualizando esos resultados “Placenteros” que vas a disfrutar, te darás cuenta que el dolor es insignificante con el “Bienestar” y Calidad de Vida que vas a obtener si te continuas esforzando.

Nada, absolutamente nada en esta vida que valga realmente la pena, es “fácil”.
Todo tiene un Precio, y las cosas más valiosas de la vida no se pagan con dinero, se pagan con esfuerzo, con fe, con lucha, con dedicación, a veces hasta con un poquito de sufrimiento. Sin embargo la mayoría de las personas quieren las cosas más fácilmente, es por eso que no todos tenemos éxito.

No puedes evitar el dolor, no puedes evitar sentirte mal cuando las cosas no se den como esperas, no puedes evitar sentir deseos de tirar la toalla cuando los resultados que esperas no se ven, créeme yo he estado con ganas de tirar la toalla muchas veces, sin embargo cada una de esas experiencias te hacen más fuerte, aumentan tu fe y tu compromiso con tus metas.

Ahora sabes que el dolor solo es parte del proceso, y el “Placer” del Bien Logrado, La Recompensa de la Disciplina.

No se cuales sean hoy tus metas, y cuales tengas mañana, pero ten presente que mientras más alto quieras llegar más grande es el precio que debes pagar.

Escríbeme, me gustaría conocer no solo tu opinión y comentarios, sino enriquecerme también con tus experiencias.

La recompensa de la disciplina. Primera parte

ago 21, 2012   //   by leopineda   //   Actualidad  //  No Comments


Realmente si hablar de Disciplina se trata, la verdad es que no es un tema por el cual mostremos mucho interés la mayoría de nosotros, especialmente porque lo relacionamos con reglas, normas, prohibiciones, castigos entre otras cosas, que la verdad no suenan para nada agradables, ni divertidas, pero hoy quiero hablarte de una forma muy sencilla la recompensa que podemos obtener si la aplicamos en nuestra vida y especialmente si comprendemos su gran Utilidad.

La Disciplina surge como un rasgo de “carácter” excepcional que toda persona exitosa posee en su Liderazgo Personal.

La Disciplina forja Hábitos, fortalece el Carácter, consigue objetivos, y cristaliza sueños, por lo tanto no es algo que debe tomarse a la ligera.

Para empezar quiero darte un par de definiciones de disciplina, en el diccionario de la real academia de la lengua española encontramos lo siguiente:

Disciplina:
(Del lat. disciplīna).

1. Doctrina, instrucción de una persona, especialmente en lo moral.

2. Arte, facultad o ciencia.

3. Especialmente en la milicia y en los estados eclesiásticos secular y regular, observancia de las leyes y ordenamientos de la profesión o instituto.

4. Instrumento, hecho ordinariamente de cáñamo, con varios ramales, cuyos extremos o canelones son más gruesos, y que sirve para azotar. U. m. en pl. con el mismo significado que en sing.

5. Acción y efecto de disciplinar.

~ eclesiástica.

1. Conjunto de las disposiciones morales y canónicas de la Iglesia.

Como puedes ver las definiciones anteriores nos muestran esencialmente 3 cosas, las instrucciones de nuestros padres, profesores, jefes y lideres para hacer correctamente una actividad o las amonestaciones después de cometer un error. La habilidad, capacidad y vocación que podemos desarrollar en distintas áreas de nuestra vida por ejemplo los deportes y por último la constancia, orden que se lleva en un proceso tanto académico, como profesional y laboral.

Bueno, pero no yo quiero hablarte de esas definiciones precisamente sino de 2 definiciones diferentes que no vas a encontrar en ningún libro ni diccionario, pero espero que con ellas puedas aplicar más eficientemente tu disciplina personal y de esta manera llegar más rápido a tus metas.

Definición 1:

Disciplina es, hacer lo que tengo que hacer, cuando me toque hacerlo, tenga ganas o no.

Definición 2:

Disciplina es, hacer algo por esfuerzo personal, para lograr hacer algo que por esfuerzo personal no puedo hacer.

Empecemos con la primera, nota que allí resalta una cosa las “ganas” o “deseos” como mejor te parezca, pero la verdad es que las personas actuamos la mayor cantidad de veces por impulsos emocionales que racionales, es decir si me dan ganas lo hago y si no, no.

Pero en realidad si de verdad quieres y deseas alcanzar el objetivo, meta o premio que anhelas debes comprender 2 cosas que son: El Proceso y el Final.

La mayoría queremos llegar al final sin pasar por el proceso, no queremos pagar el precio, queremos las cosas fácilmente, sin hacer esfuerzos, es por ello que en nuestra cultura latina tiene tanto éxito la lotería, los casinos, el bingo, las rifas, las apuestas, y otros juegos de azar que de alguna forma nos dan la esperanza que un día, un “Golpe de Suerte” nos cambie la Vida, jejeje te suena familiar?

Bueno, hoy quiero confrontarte y decirte que no seamos más “perezosos”, y que se necesita ser realmente un ingenuo para pensar que la suerte nos va a cambiar la vida, si queremos cambios somos nosotros los que debemos provocarlos o de lo contrario seguiremos la corriente como personas comunes que se quejan sin tomar las riendas de sus vidas en sus manos.

Ahora si ya tenemos claro cuál es nuestro final, la disciplina esta en el proceso, debemos aprender a actuar y hacer las cosas sin importar cual sea nuestro estado de ánimo, es decir tengamos “ganas” o no, nos guste o no, no es la actividad que nos toque hacer en el proceso la que importa, es el objetivo final lo que debe motivarnos a actuar.

Analiza esto:

Los Fracasados se motivan por “actividades placenteras” como dormir, comer, ver televisión, jugar, navegar por internet, descansar, beber, fumar, estar en fiestas y rumbas, entre otras…

…en cambio…

Los Exitosos nos motivamos por “resultados placenteros” como: nuestra unidad familiar, gozar de buena salud, alcanzar el éxito personal y profesional, lograr nuestras metas, disfrutar de una excelente vida espiritual, y vivir en prosperidad…

…aunque para lograr todo esto tengamos que hacer actividades no tan “placenteras” como: levantarnos temprano, estudiar, leer, planificar, trabajar horas extras, ejercitarnos, entre otras actividades.

Ahora crees tú realmente que las actividades placenteras nos den resultados placenteros?

Definitivamente no, por el contrario los resultados de las actividades placenteras son: enfermedades, deudas, problemas, soledad, y hasta la muerte.

Pero las actividades no tan placenteras si nos dan resultados placenteros.

Que prefieres Actividades o Resultados?

Debe ser el Resultado que deseamos nuestra verdadera motivación…

Así que la próxima vez… no esperes que te den ganas, haz lo que tengas que hacer, cuando te toque hacerlo y punto… el resultado de ese esfuerzo y actividad será tu “Recompensa”

Qué hacer cuando no obtienes los resultados que quieres

ago 20, 2012   //   by leopineda   //   Actualidad  //  No Comments

Qué pasa cuando después de un tiempo ves que las cosas no cambian, o que los resultados que obtienes no son los que esperabas o los que quieres. Es muy común dejar pasar el tiempo esperando que las cosas cambien solas. Cierto es que hay que tener paciencia y los resultados requieren tiempo. Pero una cosa es tener paciencia y otra quedarse de brazos cruzados esperando milagros.

Cuando haces algo y después de un determinado tiempo no obtienes lo resultados que quieres, no te quedes con los brazos cruzados. Antes de nada determina cuánto tiempo estás dispuesta a esperar para ver resultados (sé realista, me escribe mucha gente que quiere poner cualquier tipo de negocio para ganar dinero ya y salir de sus deudas. Eso no va a pasar, todo negocio requiere un tiempo para tener beneficios y, en general, hablamos de meses o años; así que sé realista independientemente de tu situación). Aparte de eso puedes tener en cuenta estas cinco recomendaciones:

1. ¿Tienes claro lo que quieres? A veces te pierdes en las obligaciones del día y día y no te tomas tiempo para sentarte y pensar dónde quieres llegar, qué quieres conseguir.

2. ¿Tienes alguna forma de medir el progreso? No sabrás si has tenido resultados si no sabes qué mirar. Así que asegúrate de tener claro qué medida vas a utilizar para determinar el progreso. Por supuesto esto variará en función de tu situación (visitas a la web, ventas, clientes, respuestas a ofertas de trabajo, etc.)

3. ¿Estás segura de que estás haciendo avances? Estar ocupada no equivale a ser productiva ni a estar haciendo progresos. Asegúrate de ocupar tu tiempo en aquello que te de mejores resultados, no en cualquier cosa. Que el tiempo pasa muy rápido y cuando te das cuenta has perdido meses sin hacer nada que de verdad repercuta en tu situación. Por supuesto habrá momentos en los que no haya progresos pero forman parte de etapas, asegúrate que no te has estancado en una de esas etapas.

4. Haz cambios. Modifica, rediseña, reestructura, lo importante es no darte por vencida (eso sí, lee aquí cuando es un buen momento para abandonar). Muchas veces he hablado con personas que me comentan que están estancadas, que no ven resultados y cuando les pregunto que hacen o que han hecho al respecto la respuesta es que nada nuevo.Si no sabes lo que funciona y no pruebas nada nuevo, tus resultados se verán muy limitados.

5. Contrata a alguien que te asesore. Cuando tu no llegas, contrata a alguien que te sepa guiar a donde quieres estar. Hay personas reacias a invertir porque lo consideran un gasto. Pero en realidad es invertir en ti a través de la experiencia o el conocimiento de otra persona y es algo muy importante para avanzar.

Así que dime, ¿qué vas a hacer?

6 pasos para salir de los malos hábitos personales

ago 20, 2012   //   by leopineda   //   Actualidad  //  No Comments

Los hábitos son acciones que tienen un efecto directo en nuestra vida y que realizamos de forma metódica y constante. Ese efecto puede ser tanto positivo como negativo, es nuestra elección el fin deseado y, en consecuencia, qué conducta queremos conservar.

Nuestras vidas se enfrentan en ocasiones a episodios desagradables que deseamos olvidar, y para lograrlo decidimos recurrir a puertas traseras que nos generan un escape precario, un alivio efímero, una amnesia momentánea cuyo precio es inicialmente tan económico, que preferimos no atender a las consecuencias secundarias que en la mayoría de los casos resultan peor al problema inicial.

Es en esas circunstancias cuando buscamos remedios de rápida acción, de efecto inmediato, de provecho instantáneo, pero mientras más súbita la maniobra, más breve es el alivio. Ahora bien, es esa misma brevedad la que nos pone a riesgo de adoptar los hábitos indeseados, aquellos que tienen efectos nocivos para nuestro ser. En otras palabras, el sufrimiento, la depresión, y la frustración son la cama perfecta para procrear los malos hábitos.

Y es que en esos momentos es cuando nos encontramos más vulnerables a realizar pequeños cambios al buscar la satisfacción inmediata. Cambios, que en el momento no pensamos que pueden volverse parte de nuestra rutina, pero que sorprendentemente son aprendidos con velocidad y luego son increíblemente difíciles de dejar.

Para revertir los efectos del hábito adverso, solo debemos seguir estos simples pasos:

1.- Aceptación: debes identificar el mal hábito, tener claridad de su existencia y de las razones por las cuales lo adquiriste.

2.- Conciencia: debes reconocer el mal que te hace, el daño que produce en ti, lo mal que te sientes ante su ocurrencia.

3.- Visualización: observar que es lo que quieres lograr, siente la sensación de bienestar que experimentarás cuando lo anules. Piensa en el futuro.

4.- Tomar la decisión: definir con exactitud cuáles son los pasos a seguir, cuáles los compromisos que asumes, cuál será el camino de vuelta a la tranquilidad.

5.- Fuerza de voluntad: tener la firme convicción de que puedes, con la confianza en que no volverás atrás. Con fe en tu carácter y en la capacidad de sostenerte en tu decisión.

6.- Tomar acción: no lo dejes para después, no le des más tiempo para que se arraigue en ti, actúa inmediatamente.

Es importante que tomemos por máxima de ahora en más, dejar aquellos hábitos que puedan ser dañinos para nosotros, ya sea a corto o largo plazo, e incorporar a nuestra rutina aquellos que puedan hacernos sentir más a gusto en el día a día, que contribuyan a la plenitud en nuestras vidas, que impulsen nuestro camino al crecimiento continuo.

Sea que nos guste o no nos guste, todo lo que está sucediendo en este momento es producto de las decisiones que tomamos en el pasado”. Depack Chopra.

Páginas:1234567...16»